10/8/10

Sarmiento vs Ganado

Es muy común escuchar a la gente diciendo "¡pero acá se viaja como ganado!" haciendo referencia  a la cantidad de gente que viaja parada (y apretada) en el tren Sarmiento.
Es una frase muy común y no está muy lejos de la realidad.
  • Las vacas viajan paradas, en el Sarmiento también (a excepción de algunas personas afortunadas que logran sentarse).
  • Las vacas viajan todas juntas y a nadie le importa lo que las vacas piensen o sientan en ese momento, en el Sarmiento las personas viajan todas juntas y a nadie de la empresa le preocupa si nos descomponemos o estamos llegando tarde a nuestros trabajos.
  • Cuando una vaca corre hacia el camión, todas corren hacia él también, de tal manera y con tanta bestialidad, que se les tiene que poner un corralito para que vayan una por una, en el Sarmiento cuando un idiota corre hacia adentro del tren, todos los idiotas también lo hacen, sólo que nadie les pone un corralito para pasar de a uno, porque la gente de TBA sabe que la manada de gente no pasaría de a uno lentamente, sino que saltarían el corralito, empujarían al que está pasando, pasarían por entre las rejas o cualquier otra cosa que implique adelantarse al otro y tener una historia de viveza para contarle a los amigos.
  • A las vacas nadie les dice a donde van, como así a los pasajeros nadie les dice si el tren va sólo a Castelar o si llega hasta Moreno.
  • Las vacas apestan, los pasajeros también lo hacen, a cigarrillo, a transpiración o a perro. Y si deciden ponerse perfume o desodorante, se echan todo el pote, igualmente apestoso y uno tiene que viajar inhalando los hedores putrefactos de un perfume diseñado para viejas que comen helado de naftalina.
  • Las vacas defecan y orinan en el lugar donde viajan sin importales quién resulte afectado, y así se puede ver que en los pisos de los camiones hay una mezcla inmunda de todos los desechos orgánicos de todas las vacas del camión. En el tren los excrementos son el reguetón, la cumbia y el rock barato. La gente defeca estas heces auditivas desde los parlantes de sus celulares y se puede escuchar una hedionda mezcla de Callejeros con ritmo de cumbia mientras que dadi llanqui hace los coros.
  • Las vacas van rumiando, los pasajeros van tomando mate.
  • Las vacas dicen "mú", los pasajeros dicen "che, que frío" o "che, que calor".
  • Y si bien las vacas son sacrificadas al final del viaje, a los pasajeros muchas veces no nos faltan ganas de sacrificarnos o sacrificar a alguien.

2 comentarios:

TSE-SET dijo...

Jajajajajaja
helado de naftalina! es genial!

Ana O'Reilly dijo...

Cuantos malos recuerdos me trae este post! jaja! lo lindo de tomar el tren en Ramos es enganchar el local de Castelar. En comparacion, viajas como un rey! jaja!