27/4/12

(Paréntesis)

Bueno, es hora de hacer otro paréntesis en el blog.
Es que sigo recibiendo mails y comentarios preguntándome como estoy por lo del accidente, si viajo en tren, cómo me siento, etc.
Así que, si bien se sale un poco de lo que suelo escribir normalmente, me voy a tomar un respiro y contarles seriamente como ando, porque siento que se los debo.

Las semanas siguientes al accidente fue todo bastante difícil. La primera vez que volví a Once después de lo que pasó, tuve un ataque de pánico en la estación al ver que el tren aún seguía ahí. No me lo esperaba.
Me ayudaron dos policías.
Y todo siguió así. Ataques de pánico porque sí en la calle, en mi casa, en el trabajo. La pasé bastante mal. Por ahí estaba en el colectivo y de golpe sentía que el corazón me pinchaba... y me daba cuenta de que estaba pensando en el tren, en el accidente, en los muertos, y eso me causaba ese dolor.
Estuve haciendo terapia, pero sentía que no sabía por donde trabajar para sacar el sufrimiento.

Hace unas semanas, estaba haciendo zapping en la tele. Y paso por un canal de noticias en el que decían que iban a hacer un santuario por las víctimas en los molinetes de Once. Y volví a sentir esa horrenda sensación de muerte inminente, mi ataque de pánico fue tan fuerte que se me reventaba el estómago del dolor, vomité y tuve que llamar al médico quien me dió un par de días de licencia en el laburo.

El día que tuve que volver a Once después de eso, fue bastante duro también.
Sabía que tenía que pasar por el santuario para enfrentar de una vez por todas lo que me estaba pasando.
Bajé del tren y ví que en los molinetes había un pequeño cementerio con corazones de madera en lugar de lápidas. Y me acerqué, aunque no quería. Me tuve que esforzar para dar cada paso hacia ese lugar.
Cuando estuve cerca, me puse a llorar mirando los corazones con los nombres de las víctimas, las cartas, las fotos, las flores.
Me pareció todo tan injusto.

Pero algo cambió. Antes sentía que una nube negra me envolvía y me obligaba a llorar. Ahora sentía que YO era la que estaba llorando.
En un momento me sentí débil y me senté en el suelo. Miraba las fotos, y pensaba en la injusticia, en la arbitrariedad, y en el "¿qué hubiese pasado si mi foto estuviera colgada ahí también?".
Y ahí no sé qué pasó, pero cambió todo. Fue como si me hubiese visto desde afuera, sentada al lado de los muertos. Y yo no estaba muerta, ¿por qué estaba sentada ahí? Ese lugar no me corresponde, yo no pertenezco a ellos. Sentí un tremendo abismo entre ellos y yo. No sé como explicarlo. Me ví viva. Los ví muertos. Entendí que no me pasó nada. No es que yo no supiera que no estaba muerta, pero es como si mi alma no lo entendiera. Y ahí lo entendió.
Y sentí la injusticia, y la tristeza y todo, pero no la sentí en carne propia. No sé si me estoy explicando, fue una sensación rara.
Estuve ahí y hoy estoy acá. Y tengo tanto por que vivir.

Entonces me levanté, y tiré mi pañuelo lleno de lágrimas al tacho de basura. Y ahí tiré el problema.
Todavía me duele lo que pasó, pero ya no me lastima como antes.

Mi terapeuta dice que cuando el día del accidente me fui a trabajar, se fue mi cuerpo. Pero mi alma aún estaba en el andén 2 de la estación.
Y ese día me senté allí, y no me fui hasta que la recuperé.
Ahora la pregunta de "¿y qué hubiese pasado si..:?" tiene una respuesta: "no pasó". "Bueno, pero y si...?" "'Pero y si' nada, no pasó".

Así que hoy sí puedo decir con toda certeza: Estoy bien, gracias por preguntar.



PD: A todo esto, mientras estaba sentada en el andén llorando, se acerca una señora y me dice "vos debés ser familiar, ¿no?" "No" le digo "yo iba en ese tren". La vieja abrió enormemente los ojos y se fue.
Unas horas después me mataba de la risa pensando en el episodio, ¿habrá pensado que era un fantasma?

10 comentarios:

Ernesto dijo...

Bueno. Todo quedó como era entonces. Pero no debe ser así. No abandonemos la lucha por la dignidad. Intervención investigación, amenazas, pero nada cambió. Viajar en el tren, aún vacío, nos deprime, nos humilla, nos deteriora el alma.
Dice un refran latino: "No todos lo podemos todo", es cierto, pero más cierto es que "Todos los podemos todo"
Hagamos algo TODOS. Aunque sea pensar, antes de votar la próxima vez.

Mami dijo...

A los días del accidente me encontré con Fernando, y yo le comentaba todo lo que pasamos, y lo triste que estaba por verte de esa manera y no poder hacer nada, y me dijo: mirá ma, si María Laura estuviera muerta, clamarías por este momento (estar preocupada por que no estas como siempre).Me pone feliz tu recuperación. Y muy feliz que apareció en nuestras vidas Maria Laura otra vez.

X dijo...

Gracias por compartir tu experiencia con nosotros. Quiero contarte que me siento identificado con lo que te paso. A veces nos quedamos enganchados en las cosas malas, cuando lo que hay que hacer es seguir adelante, porque eso es parte de la vida.

X dijo...

Que feliz me pone saber que estas mejor. Me siento muy identificado con lo que te paso, porque a veces no dejamos ir las heridas que la vida nos hace. Damos vueltas y vueltas, y la unica manera de seguir adelante es que seguimos vivos y eso es la mas grande oportunidad que el universo nos da.

Leviatan dijo...

Me alegraste el día, al final del parentesis nos regalaste una sonrisa, esa que nos explota cada dos palabras el las publicaciones fuera de estos ¿te dije que te quiero? cuando te vea personalmente te lo voy a decir, porque creo que nunca te lo dije y si hubiera pasado lo que no pasó me lo hubiera lamentado toda mi vida

Lonicera dijo...

Aunque me alegre infinitamente que estés mejor, realmente no me dí cuenta cuánto sufrías, y te agradezco el que lo hayas compartido en tu blog. Me pregunto si la condición de los trenes cambiará - habrá más inversión? Me fijo en los diarios online todos los días pero no mencionan más la tragedia de Once.
Un abrazo Mechi.
Caroline

veritac dijo...

Me pone muy contenta que estés mejor. Admiro tu valentía para superarlo, para que no te paralice.
Lo mejor para vos. Me puse muy seria? jaj besos

Agus dijo...

Es muy feo lo que te pasó, pero me alegro de que hayas podido superarlo y de que estés acá. Sos muy fuerte por animarte a contarnos todo en tu blog!
Te mando un abrazo =)

Decoracion real dijo...

Me alegro que estés mejor. No te apures ni te presiones, el tiempo acomoda las cosas. Paula S.

Mechicabota dijo...

Gracias a todos por sus comentarios