20/4/12

Los que corren

Si hay algo imposible de perderse en la Ciudad, eso es "Los que corren".
Siempre, pero siempre hay alguien corriendo en algún punto de la Ciudad. Y no por placer, no. Generalmente es para alcanzar un colectivo.
Parecerán todos iguales: cara de desesperación, lengua afuera, ojos fijos en el objetivo. Pero entre todos puedo distinguir a estos:

  • La señora que corre despacito, casi trotando, apenas levantando los pies. Con sus puñitos para arriba y los codos pegados a las costillas.
  • El pibe-gacela que en un momento mientras corre no toca el suelo con ninguno de sus dos pies, y sólo se sabe que está corriendo porque vemos una sombra pasar rápido y sentimos un vientito que desaparece pronto.
  • El señor de traje que corre sin separar sus rodillas ni mover su maletín un segundo, y cada tanto se acomoda la corbata que vuela en dirección opuesta a él anhelando su libertad.
  • El cincuentón de clase baja que pone los brazos como le enseñaron en Fútbol a los 11 años y trota con cara de preocupación y emana un olor a chivo que destruye los árboles a su paso.
  • La chica que alza su puño izquierdo mientras que su mano derecha sostiene su cartera y corre sin levantar las rodillas, con sus tacos que hacen "clank, clank, clank, clank" y sus miles de pulseras que entonan una serenata de metales.
  • La señora que amaga a correr, pero se detiene porque no cree alcanzarlo, que luego se arrepiente y vuelve a amagar que corre pero se arrepiente, que ve que el colectivo le paró a una chica entonces amaga a correr pero al final se arrepiente.
  • El pibe que empieza a correr demasiado tarde y el colectivo lo abandona, entonces se puede leer en sus labios un "CHA T'MADRE!!!"
  • El que empieza a correr desde muy lejos y sabemos que probablemente no llegue y lo alentamos secretamente, aunque más secretamente aún, deseamos que no lo alcance para poder ver cómo es su cara de resignación.
  • El tipo que corre pero tiene miedo de perder su dignidad, entonces hace un pseudo-trote muy lento mientras se balancea de izquierda a derecha, dando la sensación de una corrida renga.
  • La idiota que corre desesperada escupiendo sus pulmones por la vereda, llega al colectivo, paga mientras suda la milanesa que se comió ayer, sus recuerdos y esperanzas, y se sienta empapando el asiento mientras trata de recuperar el aliento que perdió en esa media cuadra que corrió, sólo para darse cuenta de que al colectivo le toma 15 o 20 minutos salir y que haber corrido tenía menos sentido que correr el test de Cooper en la secundaria.
Yo ya no corro más. Siento que cuando corro me traiciono a mí misma. Yo camino, miro los árboles, escucho a los Beatles y puteo a los motociclistas.

14 comentarios:

vero dijo...

Hace años que no corro un bondi, si mal no recuerdo la última vez fue en la terminal del 105 hace 4 años, cuando pude sentarme casi lanzo todo el desayuno... adhiero al no correr!

midorichan dijo...

Parece que alguien me vio correr una cuadra el colectivo ayer a la noche, a la salida de la facu... Afortunadamente, llegué. :)
A veces las ganas de llegar a casa después de un día larguísimo me dan una última rayita de energía para correr bondis.

Hacés bien en no correr bondis... y escuchar a Los Beatles <3

Nuri148 dijo...

Una vez corrí el San Martín en Retiro... el ramal diesel. Se empezó a mover y yo corriendo a más no poder con mi disfraz de secretaria y mis sandalias de taquito, al final me agarré de la manija del último vagón, dejé que el tren me levantara del suelo y me planté en el estribo. Cuando entré al vagón los negros por poco me aplaudían.

Recomendadores dijo...

jajaja.. El test de Cooper, cómo lo odié!!

Antes corría colectivos, dsp de ver a un tipo accidentado (sentado no pidiendo) y que contaba la historia de lo que le había pasado corriendo un colectivo), no corrí más.

Ahora se volvió necesidad correr el tren, porque siendo pueblerina tb, cada vez que llego el centro a Lacroze para ir hasta Hurlingham no quiero esperar el próximo tren y llegar 1 hora dsp. Como dijiste en otro post, quince minutos pueden significar media o una hora más de viaje.


Saludos Mechi!

Agus dijo...

Una ocasión en la que recuerdo haber corrido mucho, cuando tenía 6 o 7 años: mi tía me llevaba a la casa de mis abuelos, y esa vez el tren tardó mucho en llegar a Ituzaingó. Era la hora en que pasaba el último colectivo, y se nos estaba yendo, así que lo empezamos a correr. Lo alcanzamos en la siguiente parada cuando estaba por arrancar; y porque estábamos un metro lejos de la parada cerró la puerta y se fue ¬¬

"El que empieza a correr desde muy lejos y sabemos que probablemente no llegue y lo alentamos secretamente, aunque más secretamente aún, deseamos que no lo alcance para poder ver cómo es su cara de resignación." Siempre me pasa, y después me siento mala =(

No sé que es el test de Cooper =P Y espero nunca tener que hacerlo.

Anónimo dijo...

un dia un productor se va a dar cuenta de cuantos libros venderias...

Laura dijo...

¡¡Es que sos muy observadora.....!! y describís muy bien cada personaje.......jajjajajsajajaa..!!

Leo dijo...

Hace años que no corro colectivos, solamente espero el siguiente.

Lonicera dijo...

Me encanta tu descripción de la que corre, se detiene, corre, cambia de opinón, corre otra vez... cuántas veces lo he visto.
En Inglaterra - o por lo menos en Bristol - el transporte público es poco frecuente (cada media hora) y caro (12 dólares US para viajar unos 8 kilómetros hasta el centro) y al final lo que hace la gente es ahorrar y comprarse un autito. >>> O sea que los problemas acá son de estacionamiento, no transporte público. Si escribiera tan bien como vos tendría un blog sobre los dramas diarios de estacionar en el trabajo, menos de 5 cuadras del restaurante, cómo hacer para no mojarte hasta los huesos porque llueve tanto acá...
Caroline

Mechicabota dijo...

Vero: Jajaja, yo por eso dejé de correr (por eso y porque soy "la imbécil" de la que hablé en el post).

Midorichan: Es cierto, hay veces que es mejor hacer el último esfuerzo para llegar a casa antes. Besos.

Nuri: Jajajajaja! Me hiciste reir

Recomendadores: Pobre tipo, lo bueno es que trata de hacer algo bueno de lo malo que le pasó.

Agus: Lo más probable es que en algún momento te lo tomen. Ojalá que no, pero lo más probable es que sí. Yo cuando lo hice me desmayé. Peor: Me desmayé CUANDO LO TERMINÉ! Podría haberme desmayado antes así no tenía que hacerlo!!

Anónimo: Gracias!! Me re conmovió, ojalá sea así! =)

Ma: Gracias!

Leo: Idem. Es un bajón perder el colectivo, pero qué se le va a hacer...!

Leviatan dijo...

Sos la mejor de todas que escriben, si yo escribiria algo me re gustara escrivir re igualito que vos, pero no libros, porque son re aburridos, no se, que se yo, otras cosas ehh...bueno, tkm xd lol

veritac dijo...

Te faltó las que corren el colectivo (mucho) lo alcanzan, se suben, se sientan y se dan cuenta de que se lo han tomado pàra el otro lado.
No te burles mucho de mi, voy mejorando hace un tiempo que no me pasa!

Leo dijo...

Hubo una epoca en la que era un enfermito de correr el omnibus, no me importaba, si llegaba o no, pero si lo veia y estaba relativamnte cerca, corria, sin que nada me importara, un dia algo cambio y dije "no corro mas, me tomo el proximo que venga"...

Cambios de parecer que uno tiene...

Saludos Doña Mechicabota Morrison!

Leo, el Montevideano.

Mechicabota dijo...

Caroline: Jaja! Y hacelo! Yo lo leería =)

Leviatan: LOL

Veritac: JAJAJJA, que horror! Una vez me pasó, y como soy una imbécil, me quedé el tiempo suficiente como para que no se note que tomé otro colectivo y me bajé el la loma del perejil.

Leo: Sep, por alguna razón uno cambia esas cosas sin más.
¿Cómo estuvo Paul? ¿Fuiste? =D