21/12/10

Pura sangre

Las capitalienses son maravillosas. Si les echáramos un litro de café con pedacitos de almendra y arena, ellas igualmente lucirían espléndidas.
Muchas capitalienses usan la ropa más horrenda que haya visto en mi vida. Usan calzas floreadas o con animal print repugnantes, collares con piedras de tamaño de adoquines, remeras tres talles más grandes al mejor estilo 80s, polleras y vestidos de tiro altísimo... pero lucen maravillosas.
Ciertas cosas de la nueva moda me parecen sumamente ingeniosas y convenientes.
Las calzas debajo de las polleras logran que cualquier mujer pueda sentirse cómoda y fresca. Ya no más "amo esta pollera, pero me queda muy corta"; todo es solucionado por la calcita debajo.
A mí me encanta comprar ropa en el Ejército de Salvación, de Pompeya. Se encuentra ropa vieja en muy buen estado. Allí pude comprar jackies, enteritos polleras, pantalones setentosos y un sinfín de cosas que me hacen felíz. El problema es que en general soy muy alta para algunas polleras, y tuve que pasar de comprarme muchas cosas por este detalle.
Las capitalienses me inspiraron, y compré una calcita negra. Nunca más tuve que pasar de ninguna prenda Ejércitodesalvaciense.
Dotada de una gran confianza, decidí tomar prestado todo aquello que me pareciera conveniente de la moda capitaliense.
Compré una remera con la cintura marcada justo por debajo del pecho, pensé que iba a lucir como las capitalienses; más estilizada. No fue así; lo holgada que queda en la cintura hace parecer que estoy embarazada.
Me empecé a peinar despeinada: las capitalienses se ven maravillosas y despreocupadas. Yo me veo despeinada y mugrienta.
Compré un pantalón tiro alto: Las capitalienses se ven modernas y con clase. Yo me veo como una vieja.
Me probé una remera tres talles más grande: las capitalienses lucen frescas, cómodas y sexys. Yo lucía como una poligriya.

Luego me dí cuenta; las capitalienses son pura sangre, yo soy mezcla.
Un chihuahua es pura raza y luce maravilloso, aunque ladra insoportablemente
.
Yo soy mezcla de chihuahua y perro chino con copete.

No tan lindo, pero sé diferenciar una laucha de un ratón, una rata y una comadreja. Y luzco como cualquiera de éstos.

4 comentarios:

Sil dijo...

Jajajaja me pasa lo mismo pero amo esas remeras gigaaantes son tan cómodas!
a veces hay que agradecer a la moda, pero otras veces... esos pantalones tiro alto me quedan tan mal!

Λɡʊʂƭɨɲɑ Ɖɑήΐε£α dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mechicabota dijo...

=S Quizás me mandé una cagada sin querer, pero no quise borrar el comentario de Agustina Daniela, que era el siguiente:
"Jaja, en Capital hay cada cosa... Una vez había una mina que tenía una calza con un estampado que parecían recortes de diarios, y una botas largas de cuero. Era primavera! Un horror!"
Lo siento, no sé que pasó =(

mai dijo...

talcualmente !!

por lo que contás , las rosarinas de pura cepa visten bastante parecido a las capitalinas ... el problema debe ser que mi sra madre no es rosarina sino sangregoriana (??) , entonces es por eso que esa moda me va tan poco !! ahora me quedo mucho más tranquila jajajaja