8/7/11

Mi estrategia

Sentirse cómodo en el Sarmiento no es algo fácil: está lleno de trampas, de falsas esperanzas y de niños gritones.
La parte difícil del Sarmiento es sentarse. Las tácticas que aprendí en este tiempo, no puedo compartirlas con ustedes porque se basan en el instinto.
Pero aún si estamos sentados, quienes definen si nuestro viaje es cómodo o incómodo son las personas que viajan con nosotros.
Por ejemplo, si no viajamos en hora pico, uno puede elegir dónde sentarse. Y esto sí puedo enseñarles; elijan a sus vecinos cuidadosamente.
Con esta gente nunca hay que sentarse:
  • Nunca sentarse cerca de un niño  menor de 10 años:
    No importa si es un bebé dormido o una niña sentada como la duquesa de Alba: eventualmente va a llorar o a gritar. Y si no lo hace por voluntad propia, su madre se va a encargar de que lo haga haciéndole cosquillas o ruidos extraños con la boca para que se ría.
  • Nunca sentarse cerca de alguien que tenga un mate:
    Quien tiene tal deficiencia mental que lo obliga a estar pendiente del mate las 24 horas del día y toma en el tren como si fuese insulina no merece mi confianza. Yo ni por un segundo creo en que si el tren hace una frenada él no va a tirar el agua y la yerba por todos lados. No confío en este ser, y ustedes tampoco deberían.
  • Nunca sentarse cerca de alguien que tenga el celular en la mano:
    Si tiene el celular en la mano, sólo puede significar cuatro cosas: 1) Va a estar mensajeándose todo el viaje y es muy probable que cada vez que apriete una tecla se escuche "pup". 2) Va a estar todo el viaje hablando con su hermana, la Pochola.. 3) Va a poner a Dadi Llanqui o los Guachidiotas a todo volumen. 4) Va a jugar jueguitos todo el viaje con el sonido encendido.
  • No sentarse cerca, ni en el mismo vagón que dos o más chicas hablando:
    Las chicas que hablan, hablan. Tienen una voz chillona y se ríen de cada idiotez que dicen mientras chusmean sobre Fulanito, Menganita y Macri. No hay excepción; si me ven en el tren con una amiga... ¡húyan, húyan!
  • No sentarse al lado de una Señora con Muchas Bolsas (LWLB por sus siglas en inglés):
    Ella no pone sus bolsas en los portabolsos del tren. Todas las LWLB necesitan tener todo entre sus pies. Se le van a caer y vos vas a sentirte obligado a ayudarla todo el viaje. Y si no la ayudás, vas a tener que escuchar sus disculpas constantes.
  • No sentarse cerca de viejos que suspiren diciendo "ahí está..." cuando se sientan:
    Es fija que te van a hablar todo el viaje. Y si encima tienen Muchas Bolsas... ¡húyan, húyan!
  • No sentarse cerca de cumbieros que no estén descansando, tengan auriculares puestos o tengan un celular monofónico:
    Yo sé que no todos los cumbieros hacen esto, pero lo más probable es que pongan cumbia o reguetón a todo volumen con el celular. Si están descansando (cabeza apoyada en la ventana o en el respaldo) es que quiere estar tranquilo. Si tiene un celular monofónico, podés olvidarte de la pesadilla. Ahora, si tiene auriculares hay que evaluar: si se escucha la cumbia a través del auricular, andate; en cuanto en la canción empiece a sonar el sintetizador que parece un mosquito ebrio, puedo asegurarte que vas a querer arrancarte el cerebro por el oído con un sacacorchos.
Si seguís estos consejos al pie de la letra, igual vas a viajar como el culo.
Es el Sarmiento, ¿qué esperabas?

10 comentarios:

Sil dijo...

Jajajajajaja la de las chicas por Dior!
Y si, yo no tengo voz chillona pero te aseguro un viaje bastante fiero y lleno de carcajadas si llego a estar con una amiga.

Anabella dijo...

mosquito ebrio...sos divina jajaja

Agusnela Harrison dijo...

Los Guachipeloturros... los odio mortalmente! He sufrido el viajar al lado de una nenita que tenía el celular de la madre y TODO EL VIAJE ponía los soniditos que tenía el teléfono. Horrible.

Anónimo dijo...

siempre me pregunté si era yo nomas a quien le parecia un espanto el sonido de los celulares,más si van escuchando ese burlete podrido de heladera que llaman musica...

eFeX dijo...

Aplauso, es totalmente cierto todo lo que decís y no se limita solo a este prócer, sino a la mayoría de todos los que tienen símil función. La única manera de contra restar a los cumbieros es tener los propios auriculares o buscar alguien con auriculares que escuche buena música. (Esto último lo he hecho, moviendo el pie al ritmo de la nada y quedando como loco para cualquiera que me vea a la distancia)

Mechicabota dijo...

Sil: Es verdad, no todas las chicas tienen voces chillonas. Pero todas somos insoportables cuando nos miran de afuera ^^
Anabella: Jajaja, gracias. No sabía cómo describir ese sonidito insportable... creo que lo logré =P
Agusnela: Ni sabía que existían. Supe de ellos por vos... que ironía =P
Anónimo: Los celulares suenan horrible. No sólo están acostumbrados a escuchar música de mierda, sino que además se acostumbran a escucharla MAL!
eFex: Yo hay veces que no puedo escuchar lo que estoy escuchando en los auriculares por la cumbia de otros. Los detesto.

mai dijo...

pero dónde estaba este manual hace casi una década , cuando empecé a viajar en colectivo sola ??? ehh ?? ehhh ??? me hubiese ahorrado mucho ir conociendo (y sufriendo) por experiencia propia jajajaja

DETESTO CON EL ALMA a la gente que escucha música como si tooooodos quisiesemos cantar con ellos a coro ... encima (casi) siempre es cumbia o peor , cumbieton !! creo que protestaría menos si escucharan fito , sabina o aerosmith , ponele , pero igual , nadie les enseño lo que es la convivencia en sociedad ?? me ponen de mal humor , siento que mis células auditivas mueren lentamente :O

(listo , mi descargo de la semana jajaja)


te dejo un beso , que empieces bien el finde y que la paz de budda (??) te acompañe cuando vuelvas a subirte al transporte público jaja

Ana dijo...

Como me rio con tus posts! Es como si estuviera arriba del Moreno-Once yo misma! En el mejor de los casos, en el local de Castelar. Hace poco estuve en Bs As y, aunque esta vez no viaje en tren, me acordaba de vos y tus peripecias cuando veia un tren. Creo que hasta vi al Puma (o no se que animal es ese tren que te gusta tanto)

Mechicabota dijo...

Mai: No sé qué es lo que se les cruza por la cabeza cuando hacen esas cosas. Yo quiero creer que en el fondo se avergüenzan.

Ana: Muchas gracias! ^^ sí, era un puma, mi Pumita ♥

Leviatan dijo...

Creo que tenes que juntar los post de Chemeaburro y estos y hacer un libro. Ya los de esa epoca eran buenisimos y con el tiempo te fuiste afilando cada vez mas. Todos los dias abro el blog para ver si hay algo que me sorprenda, y cuando lo hay, siempre, la sorpresa es mas grata de lo que esperaba. No siempre comento porque temo no estar al nivel de lo publicado.
Me siento muy orgulloso de tener una hermana como vos
ya me puse cursi y melanco