3/11/10

Discriminación capitaliense

Por esas cuestiones de la vida, se me han roto todos los zapatos que tenía (es decir... los dos únicos pares que tenía).
Yo siempre compré los zapatos en Moreno, de la marca más barata posible. Es que cuando Dios me creó, se olvidó de ponerme el gen femenino que ama los zapatos, y de hecho, hasta los odio.
Me han recomendado comprarme zapatos más caros, ya que es probable que me duren más. "OK" pensé "en lugar de comprarme 4 pares por año baratos, compro uno caro, me sale la misma guita y quedo piolín piolita".
En Capital, decidí recorrer las tiendas para encontrar un par de zapatos algo caros que me duraran un par de años. Fui a una tienda que tenía zapatos que más o menos zafaban, para mi gusto. Leo los cartelitos "talles 36 a 39".
Voy a otra que tampoco era la gran cosa, pero me quedé chusmeando. "Hasta talla 39".

Ví unos zapatos en otra tienda que sí me gustaron. Eran negros, algo brillantes, sin taco y con el forro color violeta (¡amo la combinación negro-violeta!).
"Hola, quería ver esos zapatos..." pero la respuesta fue la misma; "hasta 39".
Discriminación capitaliense... ¡en moreno llegan hasta 40!

Algo que deben saber, mis amigos lectores, es que soy una mujer de 1 metro 76 centímetros. Sí, soy una mujer alta. Mis patas, como se imaginarán, son proporcionales a mi altura.
En otras palabras; duermo parada.

Yo y mis tristes 40 de patas hemos transitado este camino desde hace 10 años, cuando en mi cumpleaños número 13 me ví obligada a cambiar la talla de zapatos 3 veces hasta darme cuenta que 40 era mi número nuevo. Desde entonces uso 40, y no porque las patas no me hayan crecido más, sino porque me mutilo los pies para que no crezcan. Mi dedo gordo está chanfleado y se me parte la uña horizontalmente, la punta es bien blanca, tiene un callo que lo abarca casi por completo y tengo muy poca sensibilidad en él. Excepto esos días en los que mis patas pretenden seguir ocupando espacio, y luchan por crecer mientras a mí se me pianta un lagrimón por dolor que me causan, pero sin sacarme las zapatillas porque sé que no puedo permitir que sigan creciendo.

¿Y por qué esta mutilación? Porque 40 es el último talle en zapatos de mujeres. Si calzara 41, ya no podría comprar nada que no sean zapatillas de hombre. Podría quizás, como me han sugerido, comprar en tiendas para travestis. Pero... ¿vieron las plataformas que tienen esos zapatos? ¡No quisiera medir dos metros!
Además, y sin tener nada en contra de las travestis, me sentiría algo humillada... relegada del universo femenino ¡sólo por el hecho de ser alta!
Mandarlos a hacer cuesta de $500 para arriba, y además se me terminaría esa experiencia de ir, ver algo que me gusta, comprarlo e irme a casa. Se transformaría en: ir al lugar en el que hacen por encargo, elegir uno de los modelos de ahí, medirme las patas, ir a casa, esperar unos días, volver a buscarlos, probarlos e ir a casa.

¿Saben cuántas mujeres conozco que calzan 40? Así, al vuelo y sin pensar mucho, pienso en 6 chicas, algunas amigas (¡hola Karen!) y otras conocidas.
Están con esto de la ley del talle, en Argentina, porque las chicas más gorditas no consiguen ropa en cualquier local (¡y chicas no tan gorditas, también! Yo que soy delgada muchas veces no encuentro ropa para mí porque todos los talles son 0!). Pero nadie le da bola a las patonas como Karen y yo. ¿Para cuándo la ley del talle en zapatos?
¿Sabían que a principios del siglo 20, la mujer promedio calzaba 34? En los 40, subió a 35... y en los 60 a 38. En los 80, llegaron a los 39... y ahora ¡el promedio está en 40! ¿Entonces? ¿Nuestros zapatos dónde están? ¿¿¿DONDE ESTÁN, DECIME DÓNDE???
¡¡¡Odio a las zapaterías, odio a la discriminación social, voy a quemar sus malditos zapatitos 36 que ya nadie debe comprar!!!!

Sé que no tiene nada que ver con Capital ni con que yo soy una pueblerina ni con el Sarmiento. Es que estoy indignadaaaaa!!!

Decí que el próximo Jueves lo voy a ver a Paul McCartney en River, que si no...

17 comentarios:

Connie dijo...

Mechi tiene que haber una solución!!!!
Son muchas las chicas con el 40 y ahora las nuevas generaciones se vienen enormes!

Salgamos a quemar zapaterías o mejor a saquearlas!!!

Un beso pueblerino.

Mechicabota dijo...

¡Vamos a revolearle canoas con cordones, simbolizando nuestros zapatos y opresión!

Anónimo dijo...

El detalle de la uña del pie me dio un toque de asco.

Pero me senti identificado: Siendo hombre que calza 45, siempre elijo zapatillas no por las que me gustan sino por las uqe hay de mi talle...

Mechicabota dijo...

A mí no me da asco, me da muchísimo dolor =(

Agustina Daniela dijo...

Tenés razón!! En las zapaterías son siempre los zapatos que nos gustan los que no tienen de nuestro talle! Recuerdo que una vez me quería comprar unos zapatitos de los que no eran muy anormales, y el dueño del lugar me dijo "Ehm...este...no...,no hay del talle que buscás...". En realidad fue como que me quiso decir "No sos un poco chica para ese talle?". No volví a ésa zapatería en mi vida!!

Mechicabota dijo...

¡Otra víctima! ¡Tenemos que unirnos! ¿Qué otra cosa podríamos hacer? ¿Adelgazarnos los pies?

Agustina Daniela dijo...

No! Directamente tendríamos que quemar sus zapatitos hasta talle 36!

Flor.eme dijo...

Buenas! Te cuento que también soy de Moreno y ahora estoy viviendo en capital y me siento superarchimega identificada con tus posts.
De paso te invito a mi blog:
www.palabrastoxicas.blogspot.com

Te conocere?

Un saludo!

Ana O'Reilly dijo...

Mechi, mi sobrina de 13 anios calza 40 y mi hermana le compro unas sandalias en Ramos. Si queres te averiguo donde. O si no, compra en Moreno :)

Anónimo dijo...

Mechi, hace unas semanas salio en Clarin una nota sobre un club de mujeres que calzaban de 40 para arriba, y ahi aparte de contarse sus cuitas compran zapatos, tenian una pagina http://www.clubdelpie.com/club/

Ale

Mechicabota dijo...

Flor: Me colgué y no visité tu blog. Ya lo haré, y gracias por pasar! ¿Nos habremos cruzado en el bondi? =P

Ana: En Moreno consigo, pasa que lo ideal sería conseguir 41. Mis pies claramente son 41, pero no los machaco para que entren en el 40.

Ale: GRACIASSSSSS!!!!!!!!!!!!! AAAAAAAAAAAAAHHH!!! Una comunidad de patonas!!!! Gracias!!!! =D

La Mujer de Vitruvio dijo...

yo calzo 40, y a veces encuentro, otras no pero no es algo que me ahite mucho, porque no soy zapatofila, los uso para no andar como un maori.

Anónimo dijo...

No es nada Mechi, yo calzo 35 y 1/2 y es dificil para mi tambien, un pie me queda bien y el otro chancleta, pero como tengo los pies estilo pascualina, tampoco consigo porque son muy angostos, asi que una porqueria tambien!!!
Ale

Maria dijo...

Hola! acá reportandose otra patona (40 y además el pie ancho!). Me da una rabia terrible cada vez que veo un par de zapatos hermosos y no hay para mi talle, encima a mi si me encantan los zapatos :(

Otro dato, mi marido calza 48. Creo que nos vamos a unir al club de patones ese...

vero dijo...

Cómo te entiendo! Calzo 39-40, depende el modelo. Para terminar de cagarla en un pie tengo linfedema, o sea q se hincha como un globo y pareciera q necesito por lo menos un número más (ya pregunté y no me venden un zapato de cada talle... jajaja) así q ando por la vida con un pie ajustadiiito y el otro con el zapato flojo...
Bueno, me sumo al club de las patonas (mido 1,65 así q no te quejes q para tu altura un 40 está perfecto!)
María, cuánto mide tu marido??? y mi novio que se quejaba cuando vivió en Perú,porque tenía q comprar zapatillas importadas (calza 46 y los números de hombre en las tiendas llegan hasta el 42!!!!)

Nuri148 dijo...

María, mi marido también calza 48! pero yo estoy en el otro extremo: 34 1/2, como son pies de pato zafo con el 35, pero ACÁ EN ALEMANIA EL 35 NO EXISTE para mujeres "adultas" y lo que hay para nenas es MUY de nena, porque las que usan 35 no son preadolescentes, son nenitas de 7-8 años. Tenés que buscarlos en casas que trabajen nos. especiales y además de carísimos mal (no menos de 100 euros) son TAN feos que creo no me los pondría ni regalados! Total, que salvo zapatillas, me compro el calzado cuando voy a España o a Argentina, nomás. :(

Sil dijo...

Acá en Japón todas tienen los pies tan finitos que por más que te entre de largo, no te entra de ancho!
Y ni te cuento la de horrores que me cuesta conseguir ropa! Son re-chiquitas y para colmo no tienen pechos... Generalmente entro a una tienda y después de probarme 20 salgo tan frustrada y sin comprar nada que el malhumor me dura horas! :(