17/1/12

Vacaciones

Durante los días de intenso calor, pude cambiar la calurosa y gris ciudad por el verde y calmado Pueblo.
Pasé mis días con mis tres mejores amigos: Agua Helada, Bikini y Aire Acondicionado.
Pero conforme iban pasando las horas, me veía cada vez más cerca del retorno a la horrorosa Ciudad, con sus piquetes, los asientos de colectivos que se te pegan al cuerpo cuando te sentás, y se despegan con un "sshhhkkkk!!" que te depila la espalda. El radiante calor que sale de la calle, de los edificios y del cielo.

Unos días antes de terminar mis vacaciones, las pesadillas comenzaron a asediarme: Venía el tren, pero tenía sólo dos vagones. La puerta abre justo donde estoy yo, y veo tres asientos vacíos. Trato de entrar, pero no puedo, algo me traba. Lucho con todas mis fuerzas para entrar, pero no hay caso. Veo lentamente como los asientos se ocupan.

Me despierto en un grito ahogado.
Era sólo un sueño... sigo de vacaciones.

Al otro día veo que el único tren está por arrancar. Corro detrás de él, y no lo alcanzo. Me vuelvo loca, pero no me acerco en lo más mínimo. Luego de horas de correr y correr, con el tren en movimiento llego a una de las puertas y logro subirme de un salto. Mientras busco donde acomodarme, el tren atropella a un muchacho suicida y cancelan el tren.

El miedo y la transpiración me despiertan.

Cuando por fin llega el día, me subo al tren normalmente. Me logro sentar. Me dispongo a viajar... ¡¡y me doy cuenta de que van a tomar un exámen para poder viajar y yo no estudié!!

Me despierto.

Y así sigue. Me siento al lado de una vieja que está tan concentrada en su celular, que no se da cuenta de que me golpea todo el tiempo con los codos. Su olor a naftalina penetra en mi cráneo. Llego a la Ciudad y todas las calles están cortadas. Trato de subirme al subte, pero aumentó su precio en un 127% por el mismo servicio de mierda.

Y no, no me desperté. Sigo viva en la pesadilla de La Ciudad.

Y me acabo de dar cuenta de que vine en ropa interior.

8 comentarios:

mai dijo...

jajajajajaja mujer, que show !!! cuántas pesadillas podés tener ??? (y, temor!! cuando la realidad es peor que la realidad jaja)

feliz regreso a al City, si se puede decir eso :D


besoooo grande !!!

Anónimo dijo...

No querida vecina, no tuviste pesadillas, volviste a la ciudad mucho antes..pero no querias aceptarlo.
Aca por moreno no quedo ni el loro, ni mechicabota.

Trajiste alfajores???

Saludos y bienvenida nuevamente.
Un vecino.

Agustina dijo...

Hasta en tus vacaciones tuviste que pensar en la Capital, ¡qué horror!
A pesar de eso, ¿descansaste? Espero que la hayas pasado bien en tus dos semanas libres =)

Mechicabota dijo...

Mai: Te juro que me la pasé teniendo pesadillas. Me desperataba pensando "no puedo estar tan trastornada".

Vecino: No traje alfajores porque me quedé en Moreno. Pero sí me comí un Bon O Bon... ¿cuenta?

Agustina: No descansé mucho en realidad, es que como estoy construyendo mi casa aproveché las dos semanas para darle duro y parejo. Me reventé toda =(

Mami dijo...

Según me contaste, todo fue verdad. ¿ también que te fuiste en ropa interior?. No hay caso, una madre nunca descansa. Voy a tener que levantarme otra vez toooooooooodas las mañanas para controlar tu ropa como cuando ibas a la escuela =(

Sil dijo...

Uf nada peor que soñar que estás en bolas...

Camila dijo...

Hola! No es tan mala la Ciudad! Jajaja. Muy buen relato, me has hecho reir, lo cual no es facil. A ti lo que te hace falta son unas merecidas vacaciones en punta cana! Saludos

Anónimo dijo...

La realidad superó todas tus pesadillas y hoy en día el sonar de las guitarras folklóricas deben sonar a cantos de ángeles a tus oídos después de los desgarradores gritos de dolorde la tragedia.
La vida te va poniendo en tu lugar.Y, cuando te van sucediendo cosas realmente graves, redimensionás tus sentimientos y te das cuenta de que pelotudeces te quitaban el sueño hasta que la vida te sacudió con un verdadero drama