26/8/11

Insultos

Como muchos de ustedes saben, por haberlo vivido en carne propia o por haberlo leído aquí, viajar en el Sarmiento en hora pico es una experiencia miserable. Son puros insultos, golpes, patadas y risa de gente idiota.
Muchas veces me saco.
A ver... hay una puerta pequeña, mucha gente afuera, mucha gente adentro. La gente de adentro quiere salir, la de afuera quiere entrar y no permite que los de adentro salgan. Se empujan todos. Los que quieren entrar, además de empujar a los que quieren salir, empujan a otros que también quieren entrar, para tener ventaja sobre ellos y poder sentarse.
Algunas personas muy idiotas, creen que es como un juego divertido. Y golpean riéndose, y cuando logran sentarse están un rato largo riéndose.
Las veces que me han golpeado muy fuerte, me han tirado al piso y me han arrancado trozos de mi ropa, me alteré de tal manera que tuve que insultar a los gritos a todos y cada uno.
Una vez me caí al piso golpeándome la rodilla, y me quedó doliendo muchísimo. Ví a uno reírse. Le grité "¿de qué te reís, imbécil?" señalé a un par más "¿y ustedes? ¿tan imbéciles son que se ríen de haber lastimado a otras personas?". Siempre se hace un silencio.
Otra vez me arracaron el cinto de mi tapado. Luego de escuchar el ruido de tela desgarrándose, me toqué y ví que el cinto no estaba más. Miré a ver si lo encontraba en el piso. En cambio, ví a un hombre con mi cinto en la mano con cara de "¿de dónde saqué eso?" y sonriendo. Extendí mi mano y le dije "MÍO". Y mientras me lo devolvía agregué "ANIMAL". El tipo me dice "no, pero me empujaron", "ahh, sí" le contesto, "pero eso no justifica el hecho de que te estés riendo con un pedazo de prenda de alguien". Se quedó callado.

El martes pasado, llegó el tren de dos pisos a Moreno a la mañana temprano. Estaba lleno de gente. Entraron todos empujando, como siempre. Yo me quedé a un costado y entré tranquila. Mientras entraba, un imbécil que empujó y golpeó a todos a las risotadas, se puso a gritarle a su amigo "ABAJO, ABAJO, VAMOS ABAJO, JIJIJIJI!!!!!" y bajó corriendo las escaleras. Yo bajé atrás de él, y cuando estaba correteando hacia un asiento a las carcajadas, le grito "¿¿Qué tenés, 3 años PELOTUDO??". El tipo paró en seco, y me miró. Yo estaba con muchísima cara de indignada y los ojos inyectados en sangre. Lo miré fijo. Él tendría unos 15 años. Se puso blanco. Se sentó en silencio con la cabeza gacha, mirándome tímidamente. Yo me siento y noto que después de mi grito todo el vagón se quedó en silencio, mientras me miraban con cierto aire de miedo.
El bichito de la felicidad que estaba adentro mío explotó, y sus miles de pedacitos comenzaron a bailar. Había una fiesta con música, y piña colada en mi cerebro. Tenía que disimular mi risa con cara de indignada.
Mientras salía papel picado de mi oído, digo "pero por favor... gente grande..." y me acomodo para dormir. En mi cabeza bailamos todo el día.

18 comentarios:

valeseo dijo...

Salís una grandeza de cada una de estas situaciones. Admirable. Yo no hago más que enojarme y frustrarme. Pero creo que todos tenemos ese monstruito adentro que construye una historia paralela en su cabeza. Solo hay que ir moldeándolo para cuando llegue el momento.

María Virginia Gallo dijo...

Yo creo que la risa, lejos de ser burla o idiotez funciona de otra manera: salva.
Yo me amargo y me indigno tanto o más que vos pero hay situaciones que no dejan de parecerme graciosas.
Claro que un pelotudo importante como el que mencionás merece una puteada pero... Me suena que la actitud es un tanto "el Sarmiento contra mí" jeje cosa que muchas veces también siento. Creo que si bien tu forma de reaccionar y la del pelotudo a vos te hizo sentir bien, los que pegan y empujan van a seguir pegando y empujando por más que vos, yo y unos cuantos les griten y se enojen.
Yo adopto otro tipo de actitud, graciosa, que consiste en gritar en medio de los empujones "con cariño chicos, despacio che". Tampoco logro nada pero trato de ponerle onda al asunto y me enojo un poco menos.
Hay otras líneas en las que hacen fila para entrar al vagón, posta, me lo dijeron y no lo podía creer.
Yo creo que podemos acusar a los otros y a nosotros mismos de brutos, de bestias pero hay una realidad que no cambia: viajamos mal, la frecuencia es pésima y tenemos ganas de viajar sentados.¡Muchas gracias TBA!

Mechicabota dijo...

Valeseo: Me pasaba lo mismo, antes era sólo frustración. Pero ese monstruito como decís vos, se termina despertando. Sólo necesita estímulo externo.
María Virginia Gallo: Detesto que la gente haga chistes en esos momentos, ¿pero sabés por qué es? Porque es resignarse a aceptar la situación de mierda. Es "para ponerle onda al asunto", como bien decís. Pero es un asunto que no debería existir, y si uno trata de ponerle "buena onda", está aceptando al "asunto" como algo inevitable. Yo recurro a otra técnica: Me pongo en un costado, dejo que salga toda la gente. Evito que los que empujan entren, y trato de comportarme como un ser humano. Sino sería como esos que se quejan de la mugre, pero tiran basura al piso. Es como ponerle sal a un huevo podrido para que quede más pasable. En mi opinión no hay que ponerle ni sal ni onda, hay que tirarlo y cambiarlo por otro.

Anónimo dijo...

Hola. Llegué de casualidad a este blog y me quedé leyendo un par de entradas. Lo del Sarmiento lo conozco bien ya que vivo por Villa Luro y lo tomo seguido.
Personalmente, soy de reaccionar bastante mal. Cuando llego a Once, más de una vez le pegué un codazo al pelotudo que sube cuando quiero bajar apoyandose en la ley de una mayoría detrás de él. No lo acepto ya que después nos quejamos de "lo mal que está todo" y ¿qué hace la manga de idiotas? Nada. Lo más patético es que si ponés a los mismos tipos en un tren de Londres o de Amsterdam, ¡se portan bien! Entonces, ¿por donde viene la mano?
El verano pasado, una chica de unos 28 años hizo lo que dicen de ponerse a un costado, justo en la entrada del vagón cuando subio la manada. Pegó un par de gritos pero...de dolor: estaba con sandalias artesanales, de dos tiritas, chatisimas y abiertas. La pisaron como veinte, incluidos un par de tacos. Me dio una pena terrible....

Nuri148 dijo...

Cuando empecé a tomar el Sarmiento allá por el 94, en la estación todavía hacían cola frente al lugar donde se sabía que paraba cada puerta (estaban marcados en el andén).
Después lo privatizaron y el resto es historia.

veritac dijo...

Admiro cómo ponés en su lugar a la gente. A mí no me sale, aunque tenga ganas. Lo tuyo es una maestría !

Mechicabota dijo...

Anónimo: ¡Exacto! Acabás de decir todo lo que pienso.
Nuri148: Todavia hay gente que espera en las líneas marcadas. Son los ingenuos, siempre los miro con ternura.
Leviatan: ¡Siempre me acuerdo de Ortega y Gasset cuando viajo! Tenía la posta.
Veritac: Jajaja, gracias! A mí tampoco me salía, pero ahora se me escapa solo.

Leo dijo...

Intento no insultar porque 1) si empiezo lo voy a hacer seguido, y 2) siendo nene la posible represalia, imagino, debe ser distinta. Pero no quita que los casos que diste aplicaban perfectamente para la reacción que tuviste.

Silvetti dijo...

Un poco tarde, pero... buena la del libro del ciber, eh!! Qué capa!

Agusnela Harrison dijo...

La verdad que vos sos una ídola! Yo siempre intenté mandar a mis compañeros a freír churros, pero nunca me sale.

Mechicabota dijo...

Leo: Jajajaj, las replesalías seguro serían diferentes. Igual a veces me gustaría ser nene, siendo nena podría comerme una terrible piña. Siendo nene tendría las agallas de devolverla, llegado al caso.
Silvetti: Gracias!! Estoy en etapa de corrección y reescritura ^^
Agusnela: Jajaja, gracias! A mí tampoco me salía. Pero llega un momento en el que te saturás y ya nada te importa. Capital fue lo que me cambió.

Anónimo dijo...

Holaaaaa!!!!! Soy Laura, otra sufrida usuaria del Sarmiento. Mechiiiiii, capaaaaa! Pienso lo mismo que vos y que todos los que sufrimos este tren como momento previo para ir a nuestros trabajos, que es otro sufrimiento!!
No soy de reirme ante esto sino que puteo de lo lindo y me han mirado muchas veces con cara de "que dice esta loca". Y mas puteo cuando me pasa lo que describio Anonimo! ODIO QUE ME PISEN ESTANDO CON SANDALIAS Y OJOTAS!!!!!!!!! En verano vivo en patas y calzo 40 aunque mido 175. Safo que me gustan las cosas artesanales y tengo como tres pares de sandalias asi pero en tren y en el colectivo, siempre hay alguien que me pone en orbita con un pisoton.... y más si es otra mina que, ademas de estar con tacos ni te pide disculpas!!! GRRRRRR!!!!!!!!Digan algo Mechi o las chicas que escriben!!!! jajajajajjajajaa. Perdon X la catarsis anti sarmiento porque el dia que no anda...encima lo extrañamos. Besitos a todos!!!!!!!

Mechicabota dijo...

Laura: Jajaja, tranquila, tranquila! =P
Yo también calzo 40 y mido más o menos lo mismo que vos! Para el verano, el año pasado descubrí lo que es usar sandalias... y me fue bien, pero ahora temo por mi vida este verano con esas cosas que me cuentan.
La próxima vez que vea una chica que putea de lo lindo, yo voy a decir "manga de bueyes!" y así nos reconocemos ^^

Anónimo dijo...

Mechi!!! Como es que recien el verano pasado descubriste lo que es usar sandalias???? Y que hacías en verano???? Para mi, es de lo más cómodo y si tambien calzas 40 o 39 de acuerdo a la horma del zapato, lo solucione para el verano con sandalias que venden en las ferias que son comodisimas. Si te gustan, te van a venir barbaro!
O sino que siga la moda de las havaianas.
Besitos a todos!
Lau

Mechicabota dijo...

Jajaja, antes usaba sólo pantalones largos y zapatillas incluso en verano ^^
Sí, me ahogaba.

Anónimo dijo...

Me encanta tu blog! Son realmente pocas las historias que hacen que mi mente construya los escenarios tal y como se relatan, y tus historias son de esas !!! Será porque vivo experiencias similares a las tuyas? Yo vivo en la Ciudad de México, y aunque no tengo que tomar tantos trenes y vehículos de transporte público como tú, sí tomo el metro (o subte, como lo llaman allá) y es una LOCURA TOTAL !! Siempre atiborrado de gente, empujones para entrar, gente que incluso busca entrar por las ventanas y ladrones :S:S !! En fin... aún espero que la gente adquiera algo de civilidad jejejeje

Saludos !!

Anónimo dijo...

Yo tambien viajo en el Sarmiento y ojala pueda verlas algun dia! Si Mechi y Laurita estan con sandalias, espero que sean bien abiertas para verles los piecitos...heheheheheheh. No digo pisarlas pero..serìa una tentasion, no? heheheheheh. que opinan? Besos a ambas!

Anónimo dijo...

Recien hoy lei este comentario y la verdad es que sos un FORRRROOOOO!!!!!!! Como vas a decir semejante boludes, fetichista del orto! No tenes idea lo que duele que te pisen estando casi descalza...Cuando era chica, en la primaria, me estrenaron una vez mis zapatitos nuevos que dieron la casualidad que eran sandalias y me fisuraron un dedo...Seguro que mechi (deci algo sobre este boludo) o algunas de las chicas le habra pasado....Sos un tarado!!
Ojala te pisen las bolas!!
Besos
Lau