4/5/11

Lo peor de todo es que me morí de frío

Bueno, mis lectores argentinos ya deben saber, pero lo cuento para mis lectores internacionales: Incendiaron cinco trenes de la línea Sarmiento.
La mañana empezó bien para mí, ya que gané una pelea contra TBA (Trenes de Buenos Aires). Resulta que el andén en Moreno estaba lleno, y llegó un tren. Cuando todos entramos, anunciaron por el parlante que ese tren no iba a efectuar servicio de pasajeros. Casi todos se bajaron, excepto yo y unos cuantos rebeldes más. Me acomodé en un bonito asiento, decidida a no bajar, y dándole discursos a la gente sobre la unión que tenía que haber entre nosotros, sobre que no había que bajarse y que TBA no iba a tener otro remedio que hacerlo andar.
Luego de casi 10 minutos de lucha, el tren arrancó, y yo sentí un orgullo enorme que casi hace que me explote el pecho en miles de pedacitos.
Había habido un problema con las vías en Flores, por lo que el tren sólo iba a llegar hasta Liniers, pero no nos informaron nada más.
El verdadero problema empezó cuando paró en Haedo (es la séptima estación desde Moreno). El tren se quedó ahí. Habrá estado 15 o 20 minutos parado ahí, y no recibíamos ninguna explicación. Por lo menos en el vagón en el que estaba, nadie se quejó ni nada, todos esperaban con la estúpida paciencia que tenemos todos los días.
Luego de esos 20 minutos, el tren arrancó, y llegó a la siguiente estación; Ramos Mejía. Ahí volvió a parar. El problema es que estuvo 40 minutos allí. Yo que había tomado el tren 6.20 am, estaba todavía en Ramos a las 8.30... ¡horario en que tengo que entrar a trabajar!
Mucha gente se bajó del tren, entre ellos el marido de la mujer que estaba sentada al lado mío (una de las que recibió mi discurso). Ella recibe un llamado telefónico y luego me cuenta: "era mi marido, me dijo que fue a ver qué pasaba y que se enteró que entraron a la cabina del conductor y lo golpearon, así que probablemente este tren no siga".
Yo me quedé perpleja, y ahí fue cuando pensé "ok... ¿entonces hoy será el día en el que prendan fuego al tren...?".
De pronto, veo que toda la gente que estaba en el andén mira muy sorprendida hacia el lado de Haedo; se veía humo muy negro. Todos supimos que se trataba de un tren.
Pasaron unos 10 minutos más y de golpe toda la gente sale corriendo del tren. Yo, que tengo la costumbre de no hacer lo que todo mundo hace, me quedé sentada mirando a mi alrededor a ver si veía qué estaba pasando. Pasa un tipo y dice "hay fuego adelante".
Me levanté y miré a través del pasillo hacia los otros vagones, pero no veía fuego ni nada. Una mina que estaba sentada se puso a decir "¡¡no salgan del tren!! ¡¡tenemos que estar unidos!! ¡este tren tiene que salir igual!" (era otra Mechi ^^), a lo que le respondo "estoy de acuerdo con vos, pero si el tren se está incendiando, corremos peligro", "sí, pero yo no veo nada!" me dice. "no, yo tampoco" le respondo. Al rato vuelve a pasar el mismo tipo y nos dice "se está incendiando todo, si se quedan acá van a quemarse, chicas". Pensé "bueno, a ver cuán grave es el asunto..." y salí afuera. Me quedé boquiabierta; había una nube de humo negro que salía de los primero vagones del tren. Me acerqué a la chica que no se quería bajar, y le digo con ojos de huevo duro "se está prendiendo fuego de verdad, hay mucho humo negro". Ella abrió grande los ojos y salió. No podíamos creerlo.
Me acerqué para ver exactamente qué había pasado; la cabina del motorman era el foco principal, las llamaradas salían por las ventanas y hacia el techo. Los tres primeros vagones tenían fuego en los asientos. Me quedé perpleja. Entonces empecé a ver a un chabón con un palo que empezó a destrozar una tienda del andén. Me dio una sensación muy turbia, así que me empecé a alejar. En un momento paré, y volví a mirar; habían entrado unos 7 tipos al andén, con palos y tirando piedras. No me gustó nada y salí del andén.
Ahí empezaron a venir los bomberos, la ambulancia y la policía. Quería irme, pero no sabía qué colectivo tomar ni dónde. Quise cruzar la calle, pero no había semáforos y la única manera de hacerlo era cruzando el puente donde había varios policías armados.
Pasar por al lado de muchos tipos con armas me puso la piel de gallina, por más que sean uniformados. Cuando estaba bajando, uno de los policías dice "cuando te diga empezá a tirar las balas de goma". Mi cerebro pegó un grito y se fue. Yo quedé como una zombie, y no sé muy bien qué pasó, pero cuando me desperté estaba en un colectivo yendo a Liniers. Para llegar de Ramos a Liniers, hay que pasar por Ciudadela. Allí había otro tren incendiado, y ahí de verdad me puse mal. Eran demasiados trenes, algo muy turbio estaba pasando.
El colectivo nos tuvo que dejar a varias cuadras de Liniers, porque la policía había cortado la calle. Bajé, y ví lo peor; mi trencito, el violeta lindo, el único tren que de verdad me gustaba. El tren al que saludaba con un "¡hola, Pumita!" cuando se acercaba al andén. Lo ví ahí, indefenso y todo quemado. Mientras seguía caminando hacia Liniers, me puse a llorar.
Para cuando llegué a Liniers, todo era un caos; fuego, las calles cortadas, policías armados con cascos y escudos por todos lados, sirenas que no paraban de sonar, helicópteros dando vueltas, cuadras y cuadras de cola para el colectivo, gente caminando sin rumbo, y un cartel enorme decía "¡FELÍZ DÍA DEL TRABAJADOR!".
Oh, sí, a la vida le gustan las ironías.


Este post se lo dedico a mi trencito, a mi Puma V.3, el mejor tren que ha tenido la linea Sarmiento. Realmente me puso muy mal verlo así. Para vos, Pumita... debés estar transportando a John y a George en el cielo. 


14 comentarios:

AGUSTIN dijo...

Tu relato es conmovedor. Es la mejor crónica que leí de lo ocurrido.
Y el amor que le tenés a los trenes lo sabés transmitir.
Yo tengo un amigo (S·A·L) que escribe unas historias de trenes que van a ser tu delicia.
Date una vuelta por ahí (http:/gusanosmetálicos.blogspot.com)

Anónimo dijo...

Me saltó un lagrimón!!

valeseo dijo...

GRACIAS!!! Cuanto sentimiento en tus palabras. Solo una pasajera diaria del Sarmiento pudo haber contado las cosas así. Yo por suerte (o no se si fue suerte) ese día, viaje en el último tren que llego hasta once. La gente que viajó conmigo, había subido al tren a las 6.30 y a las 8.15 estaban aun por Ramos. No sé que hubiese hecho en tu lugar, pero viendo como contás las cosas, debes haber sentido que de un momento a otro, se desató una guerra. No se que carajo fue realmente lo que pasó, pero algo se olía de hace semanas.

Mechicabota dijo...

Agustín: Muchas gracias por tu comentario, y muchas gracias por compartir el link =)
Anónimo: A mí también! =(
Valeseo: ¡Sí! Se olía, no sé qué era, pero creo que todos los pasajeros sabíamos que algo iba a pasar. No sé, estaba en el aire.

Leviatan dijo...

Creo que Agustin confundió tu amor por la confortabilidad del PUMA V.3 con amor por los trenes y vos, mujer de alma noble, no quisiste hacerselo notar.
Sin embargo yo, si tengo amor por los trenes y el enlace que te pasó lo estoy usufructuando yo, Gracias Agustin

Ruben dijo...

Me parece algo insólito, yo nunca he visto esas cosas por aquí. Y me imagino que para llegar a esos extremos, debe de haber motivos importantes.

Anónimo dijo...

yo viaje en el puma v3 ayer

Mechicabota dijo...

Leviatan: Lo tuyo sí es amor por los trenes.
Ruben: No es la primera vez que pasa... sucede que todos los días hay atraso, andan mal, cancelan viajes sin avisar... la gente se cansa. Ahora, que hayan quemado 5 trenes a la misma hora es muy sospechoso. Es obvio que fue algo preparado. Me sonó muy mafioso.
Anónimo: Habían dos Pumas. Quemaron uno.

Pablo Galván dijo...

Genial contado el hecho... donde yo vivo no hay trenes, pero si colectivos, que tambien son un desastre... en fin, me gustó tu blog! te sigo!

Geli dijo...

:( A mi también me puso muy mal ver el tren quemado. Yo al Sarmiento lo re banco!

Mechicabota dijo...

Pablo: Gracias por tu comentario!
Geli: ¡Es que los trenes no tienen la culpa!

Ana dijo...

Ay ay! que terrible, tanto el servicio que prestan como la violencia orquestada. Mama justo fue al centro de Ramos caminando y vio todo el caos. Un espanto. Sea quien fuere el que organizo esto, los unico perdedores son los de siempre: los laburantes en serio.
Creo que nunca viaje en el Puma, ojala que algun dia lo enganche!

Agusnela dijo...

Mechi, justamente ése día soñé que viajaba en un Puma V.3 y que me encontraba a George Harrison!
En cuanto a lo de los demás trenes incendiados JUSTO a la misma hora... no parece una casualidad, eso estaba planeado!

Mechicabota dijo...

Pablo: Gracias por el comentario!
Ana: Sí. Hacía unas semanas los de TBA tomaron una medida de fuerza gremial: iban a 20km/h. ¡¡HOLA!! ¡¡NOS ESTÁN CAGANDO A NOSOTROS, NO A TBA!!
Agusnela: Jajaja! Que loco el sueño!!
Es realmente obvio que todo estaba planeado... 5 trenes a la misma hora... ¿quién se la cree?