11/3/11

Horrible, horrible viaje.

Tren lleno. Yo enterrada en una masa compacta de gente. No hay aire, sólo dióxido de carbono.
El pelo se me pegotea a la nuca, los codos de terceros se me clavan en las costillas. Miro mis manos; sobre ella hay miles de minúsculas gotitas brillantes.
Es sólo un día más en el tren, acompañada como siempre de:
  • El idiota que se ríe: Entra a los golpes y riéndose en el tren. Suele tener una gorrita y masca chicle. A él lo golpean, lo pisan, lo empujan... y él se ríe. Se ríe de su desgracia y de su inmundicia. Se ríe de la injusticia y del dolor. Se ríe del olor a pata, de su cara de idiota y de su mediocridad. A él le da gracia sentirse como escoria miserable en el Sarmiento. Su película favorita es Jackass y duerme en una cama de clavos a las carcajadas mientras el perro del vecino ladra y ladra.
  • El Brazo Anónimo: A pesar de estar en una masa compacta de gente de la cual es imposible caerse, El Brazo atraviesa todo el tren en busca de un caño que logre sostener a su dueño. El Brazo siempre pasa por enfrente de la cara de uno, bien pegada, cosa que uno tenga que girar levemente la cabeza para no tener sus pelitos en la nariz. El Brazo siempre termina en una axila que apesta.
  • La señora que pide que no la toquen: La Señora siempre pide que no la toquen. Sin importar que la distancia entre cuerpo y cuerpo sea de medio milímetro, la Señora insiste en que no la toquen ni un poco (no vaya a ser que le arrebaten el olor a naftalina, por una de esas casualidades...).
  • El señor que burla a la Señora que pide que no la toquen: Este señor siempre burla a la anterior señora diciéndole "ay, tiene miedo de que la violen" y busca complicidad del resto de los pasajeros, aunque nadie le da bola nunca. Al final se enoja y le dice "Si no le gusta el transporte público, viaje en auto".
  • El que putea en voz baja: Este tipo sólo está en el mundo para decir susurrando "puta madre, che", "ppffff...", "connnnncha de la lora", etc.
  • La excepción: Este personaje cambia. Es el único que nunca es igual en ningún viaje. Hoy me tocó un padre con su hijo. A pesar de estar en Merlo, en lugar de levantarse más temprano, tomarse el tren que va a Moreno, ir dos estaciones hasta Moreno y esperar que el tren vuelva hasta donde él tenía que ir, o tomar el colectivo, decidió tomar el tren normal con su niño de 4 años a upa. Cuando entró, se puso a gritarle a la gente que subía, que dejen de empujar, que no entren más porque él estaba con su niño allí. La gente obviamente entró, y cuando el pobre niño empezó a sentir la presión de los otros cuerpos en sus piernecitas, empezó a decirle que se quería bajar. El padre entonces, con voz de pobrecito le dice "bueno, bueno hijito, bueno mi amor, pasa que a la gente no le importa nada, ¿no entendés?". La respuesta que se merecía apareció en mi estómago y empezó a subir colérica a través de mi garganta, pero me la tragué, y se sintió más asqueroso que tragar vómito. Porque suponiendo que alguien le cediera el asiento, no hay manera de que pueda llegar hasta él de tanta gente que hay.
  • Mefistófeles: Así lo llamo cariñosamente. Él siempre viaja conmigo y trata de que le grite cosas a los pasajeros mencionados anteriormente. Cuando quiere salir, sube por mi estómago hasta mi garganta, me pone roja la cara y me pongo a gritar cosas a la gente que considero idiota. Casi no lo dejo salir, pero a veces sale solo. A pesar de ser mi cólera, muchas veces me hace reir al final. Estoy atrapado con él, pero siempre que sale me libera.

10 comentarios:

Sil dijo...

Para mi el peor es el de las puteadas. AY! que ganas de ponerle un bozal.

Tam dijo...

buenisimo relato... también viajo en el sarmiento y me cruzo con los especímenes que mencionas..-

mai dijo...

en Rosario , a falta de subte y de tren , esas cosas pasan en el colectivo , y te faltan personajes odiosos !! el del celular con la cumbia a todo lo que da , por ejemplo , te juro que la veces me dan ganas de tirarle el telefonito por la ventanilla ...

y a metistófeles dejalo salir a respirar aire de vez en cuando , que nos harías a todos nosotros un gran favor jajajaja


besoooo muchacha !

Agusnela dijo...

El padre que entró con el niño... de verdad creía que la gente no se subiría al tren sólo porque estaba con su hijo? Qué tarado!

Anónimo dijo...

La memoria emotiva me hace regurgitar incontables onomatopeyas descriptivas de sucesos circenses como este Informe sobre ciegos que acabás de dibujar. Pero no.
Las palabras son lo suficientemente cobardes como para preferir la ácida oscuridad de mi estomago antes que la inmensa luz de la humanidad.

Mechicabota dijo...

Sil: El de las puteadas es el que termina por arruinar todo.
Tam: Muchas gracias por tu comentario =)
Mai: Los del celular con cumbia merecen un capítulo aparte, los odio. Si te dijera las fantasías que tiene Mefistófeles con estos tipos...
Agusnela: Cuando el tipo entró, empezó a gritarle a los que estaban entrando que basta, que estaba con un nene. Pero yo lo entiendo, no debe estar acostumbrado a la realidad en la que él no es el ombligo del mundo.
Anónimo: Tuve que leer tu mensaje como 6 veces. Nunca leí un comentario así, y menos de un Anónimo, que en general me ponen "eres una hidiota lo sabez???". Maravilloso, Anónimo, ojalá continúes comentando.

A girl called María dijo...

jajajaja yo soy la que putea por lo bajo. Igual nunca tomo el Sarmiento, por dos razones: porque vivo mucho más cerca del San Martín y del Urquiza y porque lo odio profundamente (entre muchas razones, porque tengo que esperar media hora mínimo en la barrera subida a un bondi porque todavía no lo soterraron)

Ruben dijo...

Y luego, aquí (vivo en León, España), no nos dejan llevar en los autobuses (tengo una pequeña empresa familiar de autobuses) ni un solo pasajero más que el número de asientos.
Pero de todas formas, tengo muchas anécdotas.
Respecto a ciertos comportamientos, parece que son iguales en todo el mundo...
Me ha gustado mucho esta entrada, y mucho más el título de tu blog (Porque mi pueblo tiene unos 80 habitantes) Yo si que me identifico con el título...

Leonel dijo...

¿En qué grupo se encuentran quienes no pertenecen a ninguno de los mencionados?. No quiero creer que has redactado un numerus clausus, en tanto de ser así: a) todas las personas que viajan en el tren se convertirían en detestables o b) deberías incluirte vos también en uno de ellos, cosa que no creo que te identifique demasiado.

Mechicabota dijo...

A girl called María: Me imagino que debe ser muy frustrante... pero en definitiva te hacés mala sangre por algo que no podés solucionar. Es mejor relajarse y mirar los pajaritos a través de la ventana.

Ruben: Yo no puedo ni imaginarme qué debe sentirse vivir en un país civilizado.

Leonel: Yo soy un extra nomás. Me quedo tranquila sin hacer nada. Somos muchos.